En el futuro podemos usar los robots para ayudar a las personas dependientes, así como mejorar nuestra vida con su ayuda para diversos servicios. A día de hoy vale millones de euros, pero en un futuro no muy lejano costarán miles y se fabricarán en cadena.