Saltar al contenido

Videojuego ayuda a niños en el control de la ira

2012-10-26
Videojuego ayuda a niños en el control de la ira
Califica este artículo 😉

Los usuarios con altas frecuencias cardíacas pierden la capacidad de disparar a las naves y deben calmarse.

Los investigadores del Hospital Infantil de Boston tuvieron la brillante idea de que, dado a que los niños con problemas de control de la ira, tienden a resistirse a la psicoterapia, pueden disfrutar de los juegos de vídeo  los investigadores deben desarrollar un juego que ayude a los niños a escondidas, la práctica de control de las habilidades emocionales – y en el proceso reducir quizás la necesidad de medicación.


El juego, llamado RAGE Control (abreviatura de Regulación y Control de ganancia emocional), emplea un monitor de ritmo cardíaco por medio del dedo, los usuarios con frecuencias cardíacas elevadas en realidad pierden la capacidad de disparar naves espaciales enemigas. Los investigadores dicen que la idea es enseñar a los niños a controlar mejor sus respuestas emocionales – y específicamente a reducir las explosiones de ira o de frustración – al alcanzar ciertos objetivos.

“Las conexiones entre los centros cerebrales del control ejecutivo y los centros emocionales son débiles en las personas con graves problemas de ira”, dijo José González-Heydrich, jefe de psicofarmacología en el Hospital Infantil de Boston e investigador principal del estudio, en un comunicado de prensa. “Para tener éxito en el RAGE Control, los jugadores tienen que aprender a utilizar estos centros al mismo tiempo para ganar puntos.”

Los investigadores informan en su estudio piloto en el último número de la revista de Psiquiatría Adolescente. Se compararon dos grupos de 9 a 17 años de edad, con niños ingresados en la unidad psiquiátrica del hospital con altos niveles de ira. Los participantes debían tener niveles normales de CI y ser capaces de participar en el estudio de cinco días sin necesidad de medicación.

El grupo de control recibió el tratamiento estándar actual para la ira, incluida la terapia cognitiva conductual. El segundo grupo tenía el mismo tratamiento, pero pasaron los últimos 15 minutos de la terapia en el juego de RAGE Control.

Después de cinco sesiones, los niños que habían jugado el juego eran mejores para mantener su ritmo cardíaco, y mostraron puntuaciones más bajas de cólera relacionados con la intensidad de la ira en un momento determinado, la frecuencia de la ira con el tiempo, y las expresiones de ira dirigidas a otras personas u objetos. En el grupo de control, sin embargo, no mostraron cambios significativos de la línea de base en cualquiera de estas medidas.

Lo que es más, los niños que jugaron dieron buenas notas para se utilidad (5 a 6 en una escala de 7).

Este estudio piloto es pequeño (19 niños, 18 que jugaron el juego) y no continuó con los niños después de las cinco sesiones, por lo que estos resultados son preliminarmente los mejores. Los investigadores están llevando a cabo un ensayo clínico aleatorizado y controlado del juego que añade la cooperación como un aspecto de éxito, los niños se unen con los padres durante 10 sesiones de juego, y si la tasa en el corazón de alguien aumenta, ni puede disparar, se animarán a las parejas para calmarse entre sí.

Los investigadores también planean probar si el RAGE Control en un hogar con padres y hermanos aumentaría su efecto, y se están desarrollando juguetes para los niños que son demasiado pequeños para jugar el juego (irónicamente) violentos – por ejemplo, un juego que anima a los niños a ayudarse mutuamente a apilar bloques, sólo que esta vez la tasa cardíaca elevada hace que la mesa sea inestable.

“Una interesante utilidad para controlar la ira, seguro que muchos gamers se sentirán entendidos con este artículo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *